lunes, 6 de agosto de 2012

La escena que nunca ocurrió

Según avanzaban los capítulos de Verano Azul, el público fue tomando cariño a los protagonistas principales, pero también a algunos de los elementos más clásicos de la serie como fue ‘La Dorada’, el famoso barco de Chanquete.

Tras un año y medio de grabación, tocaba ya filmar las escenas que correspondían al último capítulo, ‘El final del Verano’, y por tanto, también una de las escenas más espectaculares de todas, el momento en el que una enorme grúa eleva el barco en el aire y lo deja suspendido.

En un principio, los responsables de la construcción del barco indicaron que lo más probable es que ‘La Dorada’ no aguantara su propio peso, 7 toneladas, y al elevarlo en la grúa se destruyera, un momento de lo más impactante que Antonio Mercero quería que quedara en la retina de los telespectadores.

Todos los asistentes contenían la respiración, la cámara estaba preparada para grabar la destrucción en pedazos del barco, Antonio Mercero grita ‘¡acción!’ y la grúa empieza a elevar la embarcación, pero para sorpresa de todos, tras varios crujidos, chirríos y minutos colgado en el aire, el barco ‘La Dorada’ vuelve a tierra sano y salvo.

‘Recuerdo que allí se congrego la mayor parte del equipo técnico de la serie para ver esta escena, no solo por lo emocionante, sino también porque significaba que aquel año y medio maravilloso pronto llegaba a su fin. Justo antes nos hicimos la famosa foto de familia frente al barco’, recuerda con cariño Miguel Joven, Tito’ en la serie.

Después de eso, Antonio Mercero decidió dejar la escena como todos recordamos y el barco fue desmontado para trasladarlo de nuevo a los estudios de TVE de donde no volvió a salir y donde no queda resto alguno en la actualidad.

‘Creo que mucho hubieran cambiado las cosas de haberse roto. Primero, el publico hubiera llorado de nuevo al ver que perdían el barco después de haber perdido a su inquilino, Chanquete, el viejo marinero, pero también hubiera afectado a Nerja ya que los seguidores de la serie no hubieran venido a visitar desde hace 30 años ‘La Dorada’, como todavía hoy en día lo hacen’, explica Miguel Joven.

7 comentarios:

Asi tuvo que ser, el DESTINO.
Ojala se hubiese conservado un su sitio original hasta nuestros dias...
Imagino las vistas desde la cubierta! y turisticamente seria un puntazo que siguiese ahi.

Creo que si cuando levantaron "La Dorada" se llega a caer o romperse....... ¡¡¡A MI ME DA UN YUYU!!!. Me habría creado un trauma de por vida. O_O

Y yo me pregunto... ¿si se hubiese acabado rompiendo habría sido parte del episodio o lo habrían eliminado del montaje final?

Tengo entendido que la intención de Mercero era que se rompiera, pero como al final no pasó, lo dejaron así.......... Miguel lo explica mucho mejor ;)

Menos mal que al final no se rompió, ya nos ocasionó un trauma la muerte de Chanquete, al menos así teníamos el recuerdo de su "hogar", de otra forma era como eliminar completamente al personaje de la serie, así sabiendo que La Dorada seguiría allí, sería como homenaje a su inquilino.

Ojalá no huebieran trasladado La Dorada a ningún sitio, la podíamos haber visitado en su lugar de origen.

En algún otro lugar he leido u oido eso de que había un gran temor a que La Dorada se rompiese cuando iba a ser izada por la grúa, en el último capítulo. Pero eso no fue así, pues, precisamente para reforzar su interior y para impedir justamente eso, el mismo equipo de carpinteros de TVE que la habían construido se desplazó a Nerja unos días antes de que fuera levantada. Allí, en su interior, colacaron diversas vigas y puntales como refuerzo entre babor y estribor, pues, precisamente lo que se quería evitar era su fractura. Debe tenerse en cuenta que según el guión La Dorada era un barco de verdad que Chanquete llevó del mar a la montaña cuando dejo de navegar con ella. Y que debía estar, por lo tanto, bien construida. Lo que si pasó -como comento en el blog de veranoazul.org- es que algún gracioso haría el comentario inevitable de “verás como ahora, después de tanta precaución, se rompe”. Pero esos son comentarios muy típicos en el mundillo del cine y, por lo general, en todo el mundo audiovisual, en donde hay fama de que suceden las cosas más imprevisibles y que más pueden perjudicar cualquier rodaje. Se cita siempre como ejemplo aquella película con un rodaje que se organizó en Galicia porque el guion sugería un tiempo nublado, húmedo, norteño, y que, durante todo el tiempo que estuvieron desplazados allí, hizo un sol radiante y un calor desmesurado. Veraneante.

La verdad es que después de la muerte de Chanquete, que se llevaran la Dorada, en el último capítulo, es también un tanto triste, pero más triste hubiera sido si se llega a romper. Me alegro que no se haya roto, y si llegase a suceder que hubiera sido un montaje

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres hacer un comentario, rellena el siguiente campo. Por favor, dinos tu nombre para que los demás usuarios puedan dirigirse a ti si lo desean.